El pasado 8 de septiembre cuatro Hermanas Hospitalarias de India, Delegación de Filipinas, celebraron su Profesión Perpetua.

El acto central fue la celebración de una Eucaristía presidida por el Arzobispo de Trivandrum, Most. Rev. Soosai Pakyam, quien estuvo acompañado por otros once sacerdotes, en la iglesia parroquial de Sta. Teresa de Lisieux (Kerala). En este momento tan especial, también estuvieron presentes sor Anabela Carneiro, Superiora general, sor María Camino Agós, Superiora Delegada de la Delegación de Filipinas, las hermanas de la comunidad, las aspirantes y postulantes, las residentes de nuestro centro, los colaboradores… además de otros religiosos, amigos y familiares de las hermanas.

“Fue una celebración sencilla, vivida con profunda alegría y gratitud; un día de gracia, de fraternidad, de entrega, de compartir y por supuesto, de testimoniar al mundo la grandeza del Señor, que nos ha llamado para continuar su misión sanadora en el mundo.

Nos sentimos tremendamente privilegiadas y profundamente agradecidas por todo lo recibido a lo largo de estos años de formación, acompañamiento y sobre todo por la gracia de Dios, quien nos ha ido moldeando según su querer y capacitado para pronunciar nuestro “SI” definitivo, entregándonos a la práctica de la hospitalidad.

Aprovechamos esta oportunidad para agradecer a nuestra querida Congregación y en ella, de manera especial, a sor Anabela por acompañarnos muy de cerca desde los inicios de nuestro proceso formativo. Nos sentimos privilegiadas por su presencia en nuestra Profesión Perpetua, hemos podido revivir con alegría y gratitud nuestra Primera Profesión en la que también contamos con su presencia. Gracias, por su amor, cariño y dedicación de verdadera madre, del mismo modo que el de las hermanas del Consejo general, quienes nos han facilitado los medios y mediaciones necesarias, a lo largo de nuestro proceso de discernimiento, para poder responder en fidelidad al Señor en la vida hospitalaria. Asimismo queremos dar las gracias a nuestra Superiora Delegada, sor Camino Agós, por sus consejos, y por la generosa dedicación e ilusión con que lleva adelante el proyecto hospitalario en nuestra Delegación.

Gracias también, y de modo especial, a sor Josefina, sor Mercedes, sor Lourdes, sor Ena y sor Pilar por su entrega, alegría y valentía, en el empeño por sembrar y hacer crecer la semilla de la hospitalidad, en nuestro país, a pesar de las dificultades y desafíos encontrados a lo largo del camino. Su testimonio de vida nos anima y fortalece para ser fieles, con alegría, al Señor hasta el final. Deseamos trasladar nuestra gratitud a todas las hermanas que nos han acompañado durante la etapa del “josefinato” y a cada hermana de la Congregación, por su oración y ejemplo de vida.

Hacemos nuestro el cantico de María, la primera hospitalaria, con agradecimiento y alegría por las maravillas que el Señor realiza en nuestra pequeñez, haciéndonos instrumentos de su misericordia con los hermanos que sufren. Que ella nos acompañe en nuestra andadura hospitalaria, para vivir con fidelidad hasta el final. Que los ejemplos de nuestros fundadores: san Benito Menni, María Josefa y María Angustias sean siempre estímulo en nuestro caminar como hasta ahora. ¡Viva la HOSPITALIDAD!”

Con cariño, las hermanas profesas: Soshy J Soman, Sheeba Siluvayyan, Jency Rani Maria Jayaseelan y Usha Nesamma.

Ver galería de imágenes

 

Marketing Digital. Este proyecto ha sido desarrollado por Grupo Enfoca: Diseño web Alicante