La vocación es un don de la gracia y un compromiso misionero para todos. Según el Catecismo de la Iglesia Católica, la vocación de la humanidad es mostrar la imagen de Dios y ser transformada a imagen del Hijo Único del Padre. Esto significa que cada persona está destinada a alcanzar la felicidad divina, y también que esta vocación afecta a toda la comunidad humana.

Así lo vivimos en nuestra vocación como Hermanas Hospitalarias. En un mundo dominado por la cultura del descarte, la exclusión y la muerte, queremos ser testigos del Resucitado. Nos dejamos interpelar por el dolor de los enfermos y respondemos con cercanía, escucha, comprensión, atención y servicio.

Nuestros fundadores, como la Venerable Mª Josefa Recio, encarnaron de forma excepcional el rostro materno de la misericordia de Dios. Ella fue testigo de la ternura divina y de la maternidad de Dios, representando al Buen samaritano con el toque delicado de una mujer.

Si te sientes llamada a dejarte llevar por la misma audacia que nuestros fundadores, a osar, a arriesgar – ¡osar, arriesgar! – por el bien de los hermanos y hermanas que Dios pone en su camino, como nos compartía el Papa Francisco en audiencia con las Hermanas Capitulares, te invitamos a conocernos. Podemos estar junto a ti y ayudarte en este camino a través del acompañamiento, la experiencia de compartir unos días con una comunidad de hermanas y de conocer en primera persona la misión hospitalaria.

Solo tienes que ponerte en contacto con nosotras a través de este mail: [email protected]

Os invitamos a unirnos en oración por las vocaciones a la Hospitalidad:

Señor, danos entrañas de misericordia frente a toda miseria humana. Inspíranos el gesto y la palabra oportuna frente al hermano solo y desamparado. Ayúdanos a mostrarnos disponibles ante quien se siente explotado y deprimido. Que tu Iglesia, Señor, sea un recinto de verdad y de amor, de libertad, de justicia y de paz, para que todos encuentren en ella un motivo para seguir esperando. Que quienes te buscamos sepamos discernir los signos de los tiempos y crezcamos en fidelidad al Evangelio; que nos preocupemos de compartir en el amor las angustias y tristezas, las alegrías y esperanzas de todos los seres humanos, y así les mostremos tu camino de reconciliación, de perdón, de paz…

Marketing Digital. Este proyecto ha sido desarrollado por Grupo Enfoca: Diseño web Alicante